Buscar este blog

lunes, 7 de junio de 2010

Caso práctico deficiente visual - Arantxa y Raquel

Antes de que el nuevo compañero entre en el aula, los niños y niñas tienen que ordenar la clase adecuadamente: las mesas deben estar bien colocadas, las mochilas y los abrigos ordenados y fuera de la clase en la zona de las perchas, y sin obstáculos por el suelo que puedan entorpecer la marcha de nuestro compañero por la clase. Se recibe al nuevo compañero y el profesor/a propone una actividad en la que deben de colaborara todos los alumnos/as. Con los ojos cerrados deben moverse por el aula y, a través del tacto, intentar ordenadamente, pasear por el espacio, intentando no chocarse los unos con los otros y si topamos con algún compañero/a podemos intentar reconocerle palpándole con cuidado la cara, al igual que lo hace el nuevo compañero para ir conociendo a los niños y niñas que componen el grupo-clase. Se debe ir con cuidado para no chocarse con el mobiliario del aula, intentando ubicarse y no desorientarse. Se deben localizar los distintos rincones: biblioteca del aula, zona de ordenadores, pizarra, puerta, mesa del profesor/a y armarios donde están los materiales de trabajo, así como los libros de texto o las archivadoras. Después de la actividad, todos/as deben poner por escrito las sensaciones que les ha producido la experiencia y comentarla en clase, un poco para entender cómo se puede sentir el compañero en este nuevo entorno y por otra parte, para que él vaya les conociendo .
El niño con deficiencia visual, va a utilizar el ordenador de clase como material de trabajo. ¿Qué aspectos debe de tener en cuenta el profesor/a a la hora de adaptar el ordenador a las necesidades del alumno?. Debe observar la funcionalidad de la capacidad visual del niño: en este caso, el alumno ve mejor por el ojo derecho que por el izquierdo , por lo que se le colocará sentado de manera que la ventana esté a su derecha y la pantalla del ordenador girada hacia el mismo lado y sin necesidad de colocarla en altura, de cara ala pizarra y en primera línea; no tiene ningún problema a la hora de manejar el ratón y tampoco con el teclado (ubica perfectamente las letras así como las teclas de intro, el cursor, etc…) de todas formas esto requiere un tiempo de exploración tanto para el profesor como para el alumno que debe de buscar sus propias estrategias de trabajo con el ordenador. Percibe y sigue el puntero del ratón, así como el cursor de escritura, siempre y cuando el tamaño de la letra esté a 28 o 36 y en calibri, también percibe colores y contrastes, por lo que a nivel de configuración no se modificará nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario