Buscar este blog

miércoles, 7 de julio de 2010

Actividades para ACNEEs

ACTIVIDAD 1
Jugar a ¿Esto es un qué? Esto es un abrazo.
Es un juego divertido y ayuda a que los niños se sientan menos tímidos, porque quién podría estar triste o sentirse fuera de lugar cuando le están dando un beso.

Se juega de la siguiente manera:
Todos los jugadores se sientan en círculo. El jugador A dice al de su derecha B "Esto es un beso", besandole. El jugador B le pregunta "¿Un qué?", y A le responde "Un beso", besandole de nuevo. El jugador B dice al de su derecha C "Esto es un beso", besandole. El jugador C le pregunta a B "¿Un qué?", y el jugador B le pregunta a A "¿Un qué?". A le responde a B "Un beso", besandole otra vez, y B le responde a C "Un beso", besandole otra vez. Se sigue así sucesivamente. La pregunta "¿Un qué?" siempre vuelve al jugador A, quien siempre devuelve besos que pasan en cadena. La misma dinámica se comienza, a la vez, por la izquierda, con el mensaje "Esto es un abrazo". Cuando los besos y los abrazos comienzan a cruzarse en una de las partes del círculo comienza el jaleo y la diversión. Se termina cuando el beso le llegue al jugador A por la izquierda, y el abrazo por la derecha.

ACTIVIDAD 2
Juego "Rapeando"
Todos los niños y niñas se sitúan de pie formando un círculo. El profesor o profesora les dice que entre todos van a presentarse mediante una canción de rap, él o ella comienza marcando el ritmo con palmadas, después todos le seguirán. A continuación les enseña la canción que dice así: "este rap que os voy a cantar es para mi nombre poder recordar, Javi, Javi, me llamo Javi" cuando lo ha cantado el resto de los participantes han de cantar a coro "Javi, Javi se llama Javi" Para no hacerlo muy monótono se pueden alternar las palmadas con palmas sobre las piernas o intentar que alguien salga al interior del círculo y baile, ruede, haga unas volteretas, etc.

Como alternativa a los juegos, propondría cantar entre todos la canción: ¡Quien haya nacido en el mes...!. Todos los participantes se deberán colocar en círculo y sentados en una silla, para que de ésta manera sea más rápido el ponerse de pie. Se comienza cantando todos juntos el estribillo de la canción y variando en cada ocasión el mes escogido. Los niños o niñas que hayan nacido en el mes que se cite se deberán poner de pie y decir bien fuerte su nombre mientras el resto sigue cantando.

Quien haya nacido en el mes de enero se ponga de pie,
quien haya nacido en el mes de enero se ponga de pie,
levante su mano, diga su nombre y se vuelva a sentar,
levante su mano, diga su nombre y se vuelva a sentar.

Quien haya nacido en el mes de febrero se ponga de pie,
quien haya nacido en el mes de febrero se ponga de pie,
levante su mano, diga su nombre y se vuelva a sentar,
levante su mano, diga su nombre y se vuelva a sentar.

ACTIVIDAD 3
Partiendo de las canciones trabajamos otras áreas de conocimiento: lengua (uso correcto del lenguaje oral al contar las películas...), matemáticas (contar las personajes que en ellas aparecen y la función que desempeñaba cada uno...), educación artística (dibujar los personajes que cantan las canciones...). La música nos ayuda a que desarrollen sus capacidades, se integren en la clase (al cantarle a sus compañeros las canciones, contarles las películas que había visto...)
Con frecuencia, el niño tiene conciencia de su falta de desarrollo y de su disminución; éste tipo de vivencias afecta directamente a su autoestima. Pero con la música, al ver que pueden realizar las mismas actividades que sus compañeros de clase: cantar, tocar algún instrumento... sienten una gran satisfacción, y empiezan a considerarse miembros del grupo, integrándose plenamente en él. La música les da la oportunidad de desarrollar el sentido de grupo y la posibilidad de adaptación social.
Preparamos un cuento motor que realizamos con un grupo de niños de educación infantil. El cuento motor es una variante del cuento cantado y del cuento representado, podríamos denominarlo cuento jugado, con unas características y unos objetivos muy específicos. La cualidad lúdica la lleva inherente. Lo titulamos "En el fondo del mar" y empleamos al hacerlo un metodología activa (los niños son los protagonistas), vivenciada (tienen la oportunidad de experimentar hechos, desarrollar actitudes, integrar un esquema de valores e ideales, conseguir determinadas destrezas y habilidades específicas...) y globalizada (trabajamos los ámbitos de Identidad y Autonomía Personal, Medio Físico y Social y Comunicación y Representación).
Los objetivos que nos proponemos son los siguientes: que conozcan como se desarrolla la vida en el fondo del mar, que desarrollen habilidades perceptivas, básicas y genéricas, les hacemos protagonistas del relato, a lo largo del recorrido tienen que realizar diversas actividades físicas...
Antes de la sesión propiamente dicha, hacemos "teatro negro". En una habitación oscura (tela negra en las paredes), preparamos un decorado marino donde aparezcan pintados en papeles de colores florescentes los personajes principales que intervienen en el cuento: pececitos, barcos con redes... Utilizamos una música apropiada para ambientarlo (sonido de las olas del mar, las gaviotas volando cerca de la orilla, los barcos...) que ayuda a estos niños a introducirse en el cuento.
Durante el desarrollo del mismo preparamos ejercicios referentes al esquema corporal, les proponemos danzas y diversas actividades musicales de grupo para ayudarlos a la socialización y la comunicación, en diversas actividades tienen que controlar su voz, aprender a escuchar y discriminar los diferentes ruidos... En este caso, la música ayuda a que el cuento motor se convirtiera en una fuente de autorrealización, representa un mundo "no-amenazante", donde se los niños se integran plenamente.

Actividades para TDAH
Ejercicios de control visomotor y atencional para alumnos con TDAH
“ATENCIÓN AL DETALLE”. Consiste en observar figuras, detalles de dibujos, imágenes y fotografías. Se muestran al niño diferentes ilustraciones durante un corto período de tiempo, después ha de contar y pormenorizar los detalles que recuerde. Se le pregunta acerca de colores, disposición, tamaños, etc.
Puede hacerse con historias o descripciones de personajes. Es importante valorar si se distrae durante la lectura o la visualización de los dibujos, para repetir el ejercicio tantas veces como sea necesario.
“HAZ GRUPOS”. La idea es clasificar series de objetos diferentes: botones, cartas, figuras geométricas, pinturas de colores, prendas de vestir, etc. El niño ha de agrupar y clasificar los objetos presentados según sus características comunes: color, forma, etc.

“NO TE PIERDAS”. Debe recorrer el laberinto trazando una línea que avance desde un extremo a otro, procurando cada vez ir aumentando la dificultad de los caminos. Si es muy pequeño, puede hacerse el ejercicio con lana o cuerdas (en lugar de papel y lápiz) que se enreden por distintos objetos y habitaciones de la casa, y que conduzcan a una bolsa de dulces. Al abandonar la cuerda o distraerse, será penalizado con un caramelo de menos.
“SIGUE LA SECUENCIA”. A partir de láminas con dibujos de símbolos, letras, números, formas abstractas o relojes que siguen una determinada lógica, hay que ordenar las figuras de acuerdo con la secuencia anterior.
Ejercicios de relajación o autocontrol de la impulsividad:
En el diseño de estas actividades hay que tener en cuenta que el niño hiperactivo no suele centrarse durante muchos minutos en una misma tarea, por lo que ésta ha de ser clara, breve y fácil de ejecutar si se quiere obtener buenos resultados. Están orientadas básicamente para incrementar la inhibición muscular, la relajación, el control corporal y la atención.
“COMO UN GLOBO”. Inspiramos muy lentamente, vamos dejando que entre el aire por nuestros pulmones y nuestro abdomen (respiración diafragmática). Éste último se va a ir convirtiendo en un globo que se va hinchando a un ritmo lento, después vamos a ir dejando escapar el aire y sintiendo como el globo se va desinflando poco a poco hasta quedar vacío.
“TORTUGA QUE SE ESCONDE” (Relajación muscular progresiva). Tumbados boca abajo, somos una tortuga que va a ir escondiendo su cabeza y replegando sus patas, hasta que sólo se vea el caparazón. El niño debe haber encogido y tensado los músculos de los brazos, piernas y cuello. A continuación sale el sol y el animal vuelve a asomar muy despacio su cabeza, al tiempo que va estirando las extremidades, dejándolas distendidas y relajadas.
“CARRERA DE CARACOLES”. El adulto y el pequeño van a competir en una carrera, como si fueran caracoles. Pero como es una prueba muy especial, el ganador es el que llega el último, de manera que irán avanzando a cámara lenta, ejercitándose en movimientos sumamente lentos, y en el autocontrol de la impulsividad. Paradójicamente en esta ocasión aprenderá que la recompensa llega cuando uno es capaz de enlentecer sus movimientos y ser consciente de los músculos que hay que tensar en cada tramo.
“RETRANSMITIENDO LA JUGADA”. Esta es una tarea basada en la técnica de las autoinstrucciones. Pretende modificar las verbalizaciones internas que se da cuando realiza cualquier actividad, y sustituirlas por mensajes más apropiados para lograr su éxito. El objetivo no es enseñar al niño qué ha de pensar, sino cómo ha de hacerlo, aprender un modo adecuado de resolver los fracasos, hacer frente a nuevas demandas y aumentar la resistencia a la demora de las recompensas.
Se le explica que va a ir retransmitiendo en voz alta lo que vaya haciendo, y que tiene que lanzarse mensajes positivos, como si fuera su propio entrenador personal, tales como:
“Bien, ¿qué es lo que tengo que hacer?
Tengo que ….
¡Despacio y con cuidado!
Vale, lo estoy haciendo bastante bien.
Recuerda: he de ir sin prisas
(Ante un error): ¡vaya no creí que …bueno no pasa nada!, sólo tengo que borrar. Aunque cometa un error puedo seguir haciéndolo lentamente y con atención.
¡Acabé, lo hice, muy bien!.”

Actividad 4: Formar palabras o frases
Deficientes motóricos, psíquicos y auditivos de 7/8 años. Área de lengua
Ordenar letras para formar una palabra u ordenar palabras para formar frases. Los recursos utilizados podrán ser el ordenador o pegatinas con las letras o las palabras previamente escritas.

Actividad 5: Las partes de una planta
Alumnos motóricos, psíquicos y auditivos de 6 años. Área de conocimiento del medio
Etiquetar las partes de una planta con pegatinas previamente escritas sobre una plantilla dada.

Actividad 6: El podador de instrumentos
Alumnos deficientes visuales de entre 7 y 10 años. Área de música
Para que comiencen a conocer instrumentos musicales. El juego consiste en lo siguiente. Los niños se sitúan en dos filas frente a frente a 2 metros de separación aproximadamente, así representaran una avenida con árboles, cada árbol tendrá entre sus ramas algún instrumento.
Un niño hará de podador e irá tocando las ramas para coger los instrumentos, cuando consiga un instrumento deberá tocarlo e intentar decir su nombre y si no lo sabe decir a qué instrumento le recuerda o que imagen mental le produce, una vez haya pasado por toda la avenida juntará todos los instrumentos y elegirá el que más le haya gustado.

Actividad 7: Conocemos las formas geométricas
Alumnos motoricos, auditivos, psíquicos y visuales de primer ciclo de primaria. Área de matemáticas y plástica
Utilizamos como recurso el tangram formado por distintas formas geométricas (cuadrado, triangulo y rectángulo). Primero les pediremos que inventen figuras utilizando únicamente un tipo de forma (p.e: triángulos) e iremos añadiendo poco a poco el resto de figuras para asegurarnos de que interiorizan el aprendizaje.
Cuando hayan practicado y formado distintas figuras, les pediremos que peguen las formas en un folio blanco formando su figura favorita y que le pongan nombre

Actividad 8: ¿Esto es un qué? Esto es un abrazo
Alumnos motoricos, psíquicos y visuales de 5 o 6 años. Psicomotricidad y Educación Fisica.
Todos los alumnos se sientan en círculo. El jugador A dice al de su derecha B "Esto es un abrazo", abrazándole. El jugador B le pregunta "¿Un qué?", y A le responde "Un abrazo", abrazándole de nuevo. El jugador B dice al de su derecha C "Esto es un abrazo", abrazándole. El jugador C le pregunta a B "¿Un qué?", y el jugador B le pregunta a A "¿Un qué?". A le responde a B "Un abrazo", abrazándole otra vez, y B le responde a C "Un abrazo", abrazándole otra vez. Se sigue así sucesivamente. La pregunta "¿Un qué?" siempre vuelve al jugador A, quien siempre devuelve abrazos que pasan en cadena. La misma dinámica se comienza, a la vez, por la izquierda, con el mensaje "Esto es un beso". Cuando los besos y los abrazos comienzan a cruzarse en una de las partes del círculo comienza el jaleo y la diversión. Se termina cuando el abrazo le llegue al jugador A por la izquierda, y el beso por la derecha.
Con esta actividad trabajamos la interacción entre los alumnos así como la lateralidad ya que tienen que tener en cuenta su derecha y su izquierda

No hay comentarios:

Publicar un comentario