Buscar este blog

sábado, 3 de julio de 2010

Caso práctico deficiente auditivo - Mayte, Clara y Diego

Un alumno con hipoacusias leve, de 5 años y sin escolarización previa, ya que la familia viene de otro país. No tiene adquirido ningún tipo de código comunicativo aprendido. La familia colabora en el proceso de enseñanza-aprendizaje y entienden y hablan el idioma.
El niño al que hace referencia el caso práctico presenta un grado de pérdida auditiva ligero o leve (entre 20 y 40 decibelios en las frecuencias conversacionales). Incorpora el lenguaje por vía auditiva aunque oye y percibe el lenguaje con limitaciones, lo que puede provocar en los primeros años de la infancia algunas dificultades en el desarrollo del habla (fonología) e incluso en el desarrollo del lenguaje.

El alumno responde bien a instrucciones y a preguntas formuladas a poca distancia y dan la impresión de oír correctamente pero puede tener dificultades para seguir bien las explicaciones de aula en momentos concretos, por ejemplo si se le habla en voz baja o a cierta distancia, si está en entornos ruidosos o si se utilizan palabras poco frecuentes.
Así mismo, tienen dificultades para seguir y participar en conversaciones de grupo que transcurren con excesiva rapidez y sin orden de intervención. Por eso, en ocasiones puede pasar por ser un niño poco atento o pasivo.
Los alumnos con este grado de pérdida auditiva no suelen utilizar audífonos o si los tienen, su uso se limita al contexto de aula.
Es importante tener en cuenta que la pérdida auditiva que se diagnostica en un determinado momento no siempre es estable y puede ir en aumento, por lo que es necesario que el alumno mantenga con su otorrino un control anual y que la familia envíe al centro una copia del informe para adecuar las estrategias y la respuesta educativa a las posibles variaciones del déficit auditivo.

El hecho de que el alumno sea de otro país conlleva las dificultades propias de adaptación cuando una familia cambia de vida.
En el centro educativo será importante estar pendiente de la adaptación del niño en el centro, teniendo en cuenta además que las dificultades con las que se encuentra el alumno son también las correspondientes a la escolarización por primera vez. (rutinas, espacios, horarios, normas de convivencia, etc.).
La observación de sus conductas y estados de ánimo serán el primer punto a tratar entre familia y colegio para solucionar o comprobar que no surgen problemas.

Algunas estrategias de comunicación y de enseñanza en el aula del educción infantil que van a utilizarse con el alumno son:

 Hablar de frente y tenerle cerca cuando se habla o se explica al grupo.
 En situación de corro debe estar colocado en un lugar que vea bien al profesor, pero también a los compañeros para que pueda enterarse de lo que dicen y participar de la conversación.
 Hablar con una articulación clara, en un tono que no sea bajo y evitar hacerlo con rapidez.
 Crear el máximo silencio posible antes de iniciar una explicación o un relato.
 Antes de dar un mensaje o una explicación, asegurar la atención del niño.
 Apoyar el contenido de las explicaciones o de los relatos en el mayor apoyo visual posible (láminas, viñetas, murales, libros de imágenes) y acompañar el lenguaje con gestos naturales y corporales.
 Ser redundantes con las ideas principales que se quiere transmitir.
 Comprobar lo que ha entendido de una explicación o de un relato formulándole preguntas concretas sobre lo dicho.
 Dirigirse al alumno para repetir o transmitir determinadas instrucciones o explicaciones, especialmente cuando se comprueba que no ha entendido correctamente.
 Asegurar el seguimiento de las conversaciones de grupo. Es necesario inducir su participación y asegurar que capta y comprende bien las aportaciones de sus compañeros, mediante el desarrollo de estrategias como:
o El control del ritmo de la conversación para que sea pausado.
o El evitar el solapamiento de intervenciones .
o La repetición de aquellas aportaciones especialmente interesantes que realizan los alumnos.
o La realización de preguntas directas al alumno.

 Es posible que estos alumnos presenten problemas en el desarrollo del habla y del lenguaje. Por lo tanto, será necesario darle ayudas y desarrollar algunas de las siguientes estrategias:
o Corregir indirectamente la articulación incorrecta de palabras.
o Retomar lo que ha dicho el niño y darle un modelo de estructura de frase organizada y completa.
o Ampliar la expresión del niño.
o Iniciar la palabra o la frase para que continúe.
o Dirigir la expresión mediante la formulación de preguntas o de opciones.

En relación con estas dificultades del habla, actividades del tipo ejercicios de soplo, hacer burbujas en agua jabonosa, inflar globos, apagar velas y cosas que tenga que soplar, ejercicios en la boca, con la lengua y masajes faciales…son pautas que la familia debe tomar en relación con el progreso de su hijo.
Aunque el alumno presenta una pérdida auditiva leve todas las estimulaciones que se le puedan presentar al alumno servirán de ayuda en su proceso de enseñanza-aprendizaje. La maestra de logopedia del centro les orientará en la realización de estos ejercicios y desde el centro se le recomendará también recursos software como:

Globus: Se trata de un visualizador fonético con el que es posible visualizar el sonido de distintas maneras y hacer pequeñas actividades de imitación de los sonidos emitidos por el adulto.
Speech Viewer III - IBM: se trata de una herramienta que transforma palabras o sonidos hablados en atractivos gráficos.
Pequeabecedario. Se trata de un software educativo concebido para introducir a los más pequeños en el mundo de las palabras, al mismo tiempo que es una ayuda para iniciarles en la informática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario