Buscar este blog

martes, 6 de julio de 2010

Caso práctico deficiente psiquico - Paco

Un alumno con TDAH de 7 años de edad. Presenta dificultades en el aprendizaje.
¿Qué estrategias utilizarías para ayudar a este alumno dentro del aula?
¿Cómo usarías el ordenador para favorecer el aprendizaje?

ESTRATEGIAS DENTRO DEL AULA
Para desarrollar a unas estrategias determinadas tal vez lo mejor sería empezar por examinar cómo el ambiente dentro del aula podría cambiar para aumentar la probabilidad de éxito para ese estudiante con TDAH. El siguiente paso es considerar la implementación de un sistema de administración de contingencias diseñado para ofrecer incentivos externos para conductas dentro del salón adecuadas. Para hacer esto es importante recordar que los programas de soporte conductual deben ser aplicados de manera consistente. Lo que es más, es esencial evitar un uso excesivo de estímulos negativos (como regaños y tiempos fuera) para evitar el uso de estándares irreales que limiten severamente las oportunidades de éxito.

Variables a estudiar serían:

1.DURACIÓN DE LA TAREA
Para adecuarse a los cortos períodos de atención, las tareas académicas deberán ser breves y recompensadas inmediatamente. Los proyectos más largos deberán ser fragmentados para manejarlos de una forma cómoda. Los límites cortos de tiempo para terminar las tareas deberán estar bien especificados y ser reforzados con cronómetros.

2.INSTRUCCIÓN DIRECTA
La atención en la tarea mejora cuando el alumno con TDAH está comprometido con el liderazgo del profesor, comparando con las actividades que se realizan de manera independiente, sentados en la banca. Además, aprender a tomar notas aumenta los beneficios de la instrucción directa. La comprensión y la conducta en la tarea, mejoran con el desarrollo de estas habilidades.

3.OBSERVACIÓN DIRECTA DEL TUTOR
Una observación directa del tutor durante la clase provee muchas de las variables instruccionales reconocidas como importantes en el logro del éxito de los alumnos con TDAH. Por ejemplo, provee de retroalimentación frecuente e inmediata. Cuando se combina con economía de fichas, la tutoría personalizada da resultados altamente satisfactorios.

4.CALENDARIZACIÓN
Basados en la evidencia de que la conducta durante la realización de las tareas empeoran progresivamente a lo largo del día, se sugiere que la instrucción académica se realice en la mañana. Durante la tarde, cuando las destrezas de resolución son especialmente pobres, deberán programarse actividades de mayor actividad y de tipo no académico.

5.NOVEDAD
La presentación de materiales novedosos, interesantes y altamente motivacionales mejorará la atención. Por ejemplo, aumentar la novedad e interés de las actividades a través de un aumento de la estimulación (por ejemplo, a través del color, la forma, la textura, etc.) reduce el nivel de actividad, aumenta la atención y mejora el desempeño general.

6.ESTRUCTURA Y ORGANIZACIÓN
Las clases deberán estar estructuradas cuidadosamente y los puntos más importantes deben ser identificados claramente. Por ejemplo, solicitar un resumen de una lectura es una herramienta útil que mejora la memoria y la obtención de las ideas centrales. Los alumnos con TDAH muestran mejoras en la memoria cuando el material está estructurado para ellos de manera más significativa.

7.REGLAS PARA RECORDAR Y GUÍAS VISUALES
Las reglas dadas a los alumnos con TDAH deberán estar bien definidas, ser específicas y reforzarse frecuentemente a través de modos de presentación visibles. Las reglas bien definidas con consecuencias claras son esenciales. Confiar en que los alumnos memorizarán las reglas no es suficiente. Los recordatorios visuales o claves deberán estar puestos por todo el salón. También es útil revisar las reglas antes de cambiar de actividad o de ir a recreo. Por ejemplo, los sistemas de economía de fichas son especialmente efectivos cuando las reglas para este programa se revisan diariamente.

8.GUÍAS AUDITIVASProporcionar guías auditivas que favorezcan la conducta adecuada dentro del salón de clases es una estrategia útil para los alumnos con TDAH. Por ejemplo, el uso de una cinta con tonos puesta a intervalos irregulares para recordar a los alumnos revisar su conducta de elaboración de tareas se ha encontrado útil en la producción de aritmética.

9.ESTABLECIMIENTO DE TIEMPOS DE TRABAJOCuando sea posible, es útil permitir a los alumnos con TDAH establecer sus propios ritmos de trabajo para completar las tareas. La intensidad de la problemática de conducta del TDAH es menor cuando el trabajo se ha autorregulado en tiempo de entrega, en comparación con situaciones donde los tiempos de entrega los establecen otros.

10.INSTRUCCIONES
Debido a que los alumnos con TDAH tienen dificultades para seguir instrucciones múltiples o complejas, es importante que éstas sean cortas, específicas y directas. Lo que es más, para asegurar que han entendido, es útil que a estos alumnos se les pida que repitan las instrucciones en sus propias palabras. De manera adicional, debemos estar preparados para repetir frecuentemente las preguntas y reconocer que nuestros alumnos no han prestado la suficiente atención a lo que se explicó.

11.MOVIMIENTO FÍSICO PRODUCTIVOLos alumnos con TDAH pueden tener dificultades para permanecer sentados. Debido a esto, el movimiento productivo deberá planearse. Es apropiado permitir al alumno con TDAH oportunidades para moverse controladamente. Por ejemplo, un viaje a secretaría, sacar punta al lápiz, llevar una nota a otro profesor, regar las plantas, alimentar a las mascotas de la clase o simplemente pararse junto al escritorio después de completar una tarea. La alternancia entre las actividades a realizar sentado y otras en las que se permite el movimiento es esencial. También es importante tener en mente que algunos días será más difícil para el alumno mantenerse sentado que otros. Así, los profesores necesitan ser más flexibles y modificar las demandas de acuerdo con la situación.

12.ENVOLVIMIENTO ACTIVO CONTRA ENVOLVIMIENTO PASIVOEn el mismo orden de ideas de proveer movimiento físico productivo, las tareas que requieren respuestas activas (contra las pasivas) pueden ayudar a los alumnos con TDAH a convertir las conductas disruptivas en respuestas constructivas.

13.DISTRACCIONESGeneralmente, la investigación no ha apoyado la eficacia de la eliminación completa de todos los estímulos irrelevantes dentro del ambiente del alumno. Como sea, estos estudiantes tienen dificultades en poner atención al inicio de una actividad. Por esto es importante que los trabajos alternativos a la tarea y que resultan atractivas se minimicen. Por ejemplo, los centros de actividad, los móviles, los acuarios y los terrarios no deben estar dentro del campo visual del alumno.

14.ANTICIPACIÓNEl conocimiento del TDAH y sus síntomas primarios es útil para anticiparse a ciertas situaciones. Es importante tener en mente que algunas situaciones serán más difíciles que otras. Por ejemplo, las tareas de resolución de problemas que requieren de un gran esfuerzo suelen ser problemáticas. Estas situaciones deben anticiparse para hacer los ajustes necesarios. Cuando se presenta una tarea que el profesor sospecha que rebasará la capacidad de atención del alumno, es apropiado reducir el tamaño de la tarea y hacer énfasis en la calidad de ésta, en vez de la cantidad.

15.ALENTANDO EL COMPORTAMIENTO ADECUADOAunque los cambios ambientales dentro del salón de clases pueden ayudar a reducir las conductas problemáticas y los problemas de aprendizaje, son insuficientes solos. Así, las contingencias necesitan estar disponibles para reforzar las conductas apropiadas o deseadas y para desalentar las conductas inapropiadas o indeseables.

16.REFORZAMIENTO EXTERNOPrimero, es importante considerar que las contingencias o consecuencias usadas con estos alumnos deben ser dadas de inmediato y más frecuentemente que lo que se acostumbra en otros alumnos. Además los reforzadores utilizados necesitan ser más poderosos y de una magnitud mayor que lo requerido por los alumnos sin TDAH. Los alumnos con este trastorno requieren de la obtención de criterios externos para tener éxito y necesitan un pago por mantener este desempeño. El apoyo con recompensas intangibles puede no ser suficiente.
Mientras que las prácticas corrientes hacen énfasis en el uso de reforzadores positivos, se ha sugerido el uso de ambos tipos, el positivo y el negativo para que el trabajo con niños que tienen TDAH sea efectivo. Antes de incluir los reforzadores negativos, deben desarrollarse incentivos apropiados y ricos para reforzar la conducta deseada. Es esencial ofrecer mucho aliento, elogios y retroalimentación porque estos chicos se desalientan con facilidad. Cuando se administran refuerzos negativos, deben ofrecerse en una forma que no avergüence o minimice a los alumnos. Además, es importante considerar que los premios usados con estos alumnos pierden su efecto de refuerzo rápidamente y deben ser cambiados o rotados con frecuencia.

17.ECONOMÍA DE FICHASEstos sistemas proveen estrategias conductuales para mejorar el desempeño tanto académico como conductual de los estudiantes con TDAH. Normalmente, estos programas contemplan que a los estudiantes se les den fichas (por ejemplo, cartas de la baraja española) cuando muestran una conducta apropiada. Estas fichas son cambiadas después por premios tangibles o privilegios en tiempos específicos.

18.PROGRAMAS DE RESPUESTA-TIEMPOEstos programas ofrecen refuerzos negativos medios cuando se muestra una conducta negativa. Por ejemplo, un alumno puede perder puntos ganados o privilegios cuando rompe las reglas previamente establecidas. Existe evidencia de que estos programas disminuyen los síntomas del TDAH como la impulsividad. Se ha encontrado que un programa efectivo costo-respuesta consta de darles a los estudiantes un número específico de puntos al principio del día. Cuando se rompe una regla (cuando se presenta un problema de conducta), se retiran puntos. Así, para mantener los puntos, los alumnos deberán evitar romper las reglas. Al final del período o día, los alumnos están autorizados a cambiar los puntos que ganaron por premios tangibles o privilegios. Aunque estos procedimientos son efectivos con los alumnos que padecen TDAH, se recomienda que sean usados sólo con los que presentan las conductas más disruptivas de la clase y sólo cuando el personal ha sido cuidadosamente entrenado.

19.TIEMPO FUERASacar al alumno de donde se encuentra el estímulo positivo, o darle un tiempo fuera, normalmente implica sacar al alumno de las actividades dentro del salón de clases. El tiempo fuera puede ser efectivo para reducir acciones agresivas y disruptivas dentro del aula, particularmente cuando estas conductas se utilizan para llamar la atención. El tiempo fuera no es útil cuando el problema de conducta resulta del deseo de un alumno de evitar la tarea escolar. El área de tiempo fuera deberá ser un ambiente neutro y el alumno será puesto en éste por un período corto de tiempo. La terminación del tiempo fuera se basa en un límite de tiempo predeterminado (y breve) y la aparición de una conducta adecuada de parte del alumno. Al final del tiempo fuera, se favorecerá una pequeña discusión entre el alumno y el profesor sobre lo que estuvo mal y la manera de prevenir este problema en el futuro. Como en el caso de los programas respuesta-costo, en tanto que estos procedimientos son útiles con niños que sufren TDAH, se recomienda que sólo sean utilizados con los casos más disruptivos de las conductas en el salón de clases y siempre que se tenga personal bien entrenado.

EL ORDENADOR PARA FAVORECER EL APRENDIZAJE
I.Para evaluarlos. Lo utilizaría para aplicar ciertas pruebas y materiales y así realizar su diagnóstico .
II.Como reforzador secundario. La utilización del ordenador persigue la reducción de la impulsividad en el niño y el control de la conducta. Para ello, este recurso lo utilizaría como un reforzador de las conductas positivas del niño y, a través de un sistema de fichas, el ordenador sería la recompensa final.
III. Como un reforzador del aprendizaje y de la atención. Es fundamental una selección de programas educativos adecuados que permitan al niño acceder a los aprendizajes superando las dificultades que estos pueden presentar.

Los principios metodológicos a seguir serían:
Responsabilidad. Proporcionaría responsabilidades al alumno durante la sesión de informática (ser el encargado de revisar los equipos al final de la sesión, de elegir el programa lúdico que se va a utilizar en los últimos minutos de la sesión…), lo que va a influir en la mejora de su autoestima y de la integración social.
Pasos secuenciales. Planificaría cuidadosamente la intervención, para que las tareas que el niño vaya a realizar con el ordenador sean progresivas en cuanto al tiempo y a la dificultad. De este modo, podrá mantener la atención e interés del niño por periodos más amplios.
Colaboración con los compañeros. Utilizaría los momentos de trabajo con el ordenador para realizar tareas colaborativas con otros compañeros mediante la realización de proyectos compartidos.
Coordinación familia-escuela. Los progresos que el niño consiga en el aula, como consecuencia de la utilización del ordenador, se pueden generalizar en su entorno familiar, sugiriendo que utilice este recurso de acuerdo a unas pautas de uso semejantes a las de la escuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario