Buscar este blog

viernes, 2 de julio de 2010

Caso práctico deficiente visual - Diego, Mayte y Clara

Un alumno con deficiencia visual leve. Edad: 11 años. Acaba de llegar nuevo la centro. Tiene acceso al ordenador. Queremos hacer una actividad en la que hay que moverse por la clase y luego tienen que explicarla por escrito.
La llegada del niño deficiente visual leve al aula debe ser planificada con antelación, de manera que se consiga que el alumno no pierda ninguna oportunidad de aprendizaje por su dificultad. Debe propiciarse la máxima participación de todos los canales perceptivos y la expresión de la creatividad.
No habrá actividad en la que él no pueda participar, con la ayuda conveniente.
Lo primero importante es que el alumno coja confianza con su entorno de forma que se sienta seguro en sus movimientos, por lo que es fundamental el orden en el aula y la colocación de los objetos siempre en su sitio. La formación de hábitos de orden y autonomía personal debe ser un objetivo prioritario. Será preciso acostumbrarse a llamarle por su nombre, así como nombrar todo lo que le rodea.
Para conseguirlo hay que enseñarle cuales son sus primeras referencias espaciales en el centro y dentro de su aula. Cambiar las cosas de lugar puede provocarle dificultades añadidas así como inseguridades. Medidas tan sencillas como el orden en los materiales del aula, así como los suelos y pasillos del aula libres de posibles obstáculos, la colocación del alumno siempre cerca de la pizarra por ejemplo y evitando posibles reflejos de la ventana, harán que el alumno esté confiado en sus movimientos y pueda trabajar de manera satisfactoria.
En concreto para esta actividad que vamos a realizar primero de manera oral y experimental y finalmente de forma escrita vamos a procurar que las intervenciones y el lenguaje sean sumamente explícitas. Se le facilitará siempre información visual oportuna: gestos, muecas, actitudes… La claridad en la exposición con buenas ejemplificaciones será una exigencia en el trabajo con él.
Sólo hay que prestarle la ayuda necesaria. Esta observación es muy importante que la tenga clara el resto del alumnado. Las reglas disciplinarias deben ser iguales para todos.

Para la segunda parte de la actividad el alumno permite el uso de un ordenador personal adaptado en clase. Como se trata de explicar por escrito lo observado y rellenar una serie de preguntas formuladas por mí, las adaptaciones para este alumno serán las relativas a la amplificación, a parte de los caracteres con lupas y programas amplificadores (MAGIC, IZOOM, ZOOM XTRA…), de los elementos de su escritorio, las ventanas, así como los iconos, el cursor y el puntero del ratón.
Es importante también adaptar los colores, los brillos y los contrastes de la pantalla de manera que el alumno pueda trabajar en condiciones adecuadas a su deficiencia.
Esto en cuanto a las adaptaciones en la pantalla del ordenador. En relación con el teclado, el alumno trabaja con un teclado anexo de mayor tamaño que uno estándar, con el propósito de que vea mejor las teclas y haga un bueno uso de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario