Buscar este blog

domingo, 24 de octubre de 2010

PARÁLISIS CEREBRAL - Problemas asociados a la Parálisis Cerebral

Visión pobre: Si a los tres meses el niño no es capaz de seguir una luz en movimiento o no localiza las cosas, llévale al médico para que le realice un test de visión. Una visión pobre reduce aún más el desarrollo del movimiento y del aprendizaje. Estimúlale a que use la vista que tiene, sea cual sea. Sugerencias de entrenamiento

- Llevarle en brazos: Puede asustarse y ponerse rígido si no te ve venir. Para prevenirlo acercate hablando y tócale.
- Movimiento Déjale sentir el movimiento, sujetale en una buena posición y balanceale o inclínale para aumentar su confianza. Comienza moviéndole muy despacio. Estimulale a explorar el suelo, rodando y sintiendo todo alrededor cuando esté sentado. Anímale a apoyarse cuando le empujes, estando sentado. Esto le costará más tiempo aprenderlo si tiene poca visión.
- Uso de las manos Guía sus brazos y sus manos. Estimúlale a que explore el rostro de la madre y su propio cuerpo; Tócale con un juguete en el dorso de la mano y espera que lo encuentre y lo sujete.
- Hacer que las cosas las vea más fácilmente: Acerca más el objeto o acercale al objeto. Elige un juguete más grande. Elige un juguete más brillante y/o más luminoso. Asegurate que el juguete se mueve lo suficientemente lento para que pueda seguirlo con la mirada.
Haz que juegue con objetos que sean agradables al tacto y al olfato
- Dificultades para oir: Ayúdale a que te oiga mejor cuando le hables. Tócale la cara para llamar su atención, sitúate en frente de él con la luz en tu cara, habla alto y claro, sin chillar, usa palabras y gestos al mismo tiempo y colócale de tal forma, que pueda concentrarse en escucharte
NIÑOS CON SERIAS DIFICULTADES
Las deformidades se desarrollan con más frecuencia en el niño que tiene todo su cuerpo afectado, que mueve muy poco y que además también tiene dificultades para oír o ver.
Una deformidad muy común es la llamada "Deformidad en ráfaga", que se puede observar cuando: El niño gira su cabeza sólo hacia un lado. Si la cabeza del niño gira hacia la derecha, sus rodillas también irán hacia la derecha. Una rodilla se encontrará más adelantada que la otra, porque sus caderas están giradas.
Sentado:
Si el niño apenas mantiene el equilibrio y continua resbalándose de la silla, prueba un bloqueo de rodilla que le corregirá su cadera y sus rodillas. El niño podrá también mejorar el control de su cabeza y sus manos.
Fabrica el bloqueo de las rodillas con varios cartones, pegados juntos y almohadillándolos con tela o espuma.
Intenta esto, solamente en el caso de que su posición se pueda corregir y quede cómodamente sentado.
Necesitará una bandeja para apoyar el cuerpo y los juguetes. Puede que sea necesario usar, también, unas cinchas. Haz agujeros en el respaldo de la silla para las cinchas.
Tumbarse de lado:
Para algunos niños, tumbarse de lado les resulta más cómodo. Si el niño no puede estar tumbado de lado, sujétale con un tablero lateral. Si sus piernas están fuertemente juntas, utiliza una cuña de madera o cartón, almohadillándola para separar las piernas y evitar presión sobre la pierna inferior.
Se debe animar a la familia a que tumben al niño de ambos lados, si es posible, y no solamente sobre el lado hacia el que gira la cabeza.
La mejor manera de prevenir y evitar las deformidades o de disminuir su progreso es colocarle en posiciones correctas a lo largo de todo el día.

CUANDO SOLICITAR MÁS AYUDA
El familiar del niño o el trabajador debe pedir ayuda si :

1. El niño parece tener estos signos tempranos de Parálisis Cerebral:
! Aparece rígido o flácido la mayoría del tiempo.
! El desarrollo es más lento del esperado.
! Sus movimientos parecen diferentes a los de los otros niños.
Para estar seguro que el niño tiene Parálisis Cerebral, llévalo al Fisioterapeuta o al Médico.

2. El niño tiene uno o más de estos problemas que se presentan en la Parálisis Cerebral:
! Tiene dificultad para ver; no es capaz de seguir los movimientos de los objetos a los 3 meses de edad.
! Tiene estrabismo después de los 6 meses de edad.
! Tiene dificultad para oír, no es capaz de volverse cuando le llaman por su nombre a los 6 meses de edad.
! Tiene ataques o convulsiones.
Llévale a un centro de salud o de atención primaria para que se le realice un test de visión y de oído.
Si las lesiones oculares y de oído son confirmadas, el Fisioterapeuta debe enviar al niño a un Médico. La familia debe de seguir todas las instrucciones del personal cualificado, tanto del Fisioterapeuta como del Médico. Lleva al niño al Médico para que establezca la medicación que controle sus ataques o convulsiones.

3. Si el progreso con el entrenamiento del niño es pobre, puede ser por:
! Los objetivos del entrenamiento son muy difíciles de conseguir.
! Puede estar seriamente afectado para progresar rápidamente.
! La familia puede ser incapaz de llevar a cabo el entrenamiento.
Llévale a un Fisioterapeuta para informarte sobre los objetivos del entrenamiento y qué se debe de esperar del niño.
Comenta la situación de los responsables del niño con la comunidad, e intenta que ésta les proporcione la ayuda necesaria.

4. Las contracturas están cada vez peor:
Se deben hacer movimientos activos, poner en buena posición y estiramientos pasivos, pero si las contracturas van a peor llévale al Fisioterapeuta. Puede necesitar correctores, escayolas o férulas para corregir ciertas posturas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario