Un proyecto científico del Instituto Weizmann y la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv, liderado por Noam Sobel, logró transformar la respiración en señales eléctricas que permiten manejar una computadora.